Yoga para corredores

Runner´s World

junio 3, 2015

Ser consciente y compasivo con tu cuerpo te lleva a una vida larga como atleta; descifrar lo que tu físico necesita, los cuidados especiales y lo que haces después de tu entrenamiento, son los puntos clave. ¿Has notado que luego de ejercitarte o hacer una carrera, te sientes más rígido y adolorido que de costumbre?

Constantemente conozco personas que llevan toda una vida corriendo, su dedicación es diaria y exigente. Dedicarle tiempo a esa preparación es tan importante, como tomar unos minutos para una sesión posterior al entrenamiento. En ese punto me llaman mucho la atención los procesos de preparación de la mayoría de los corredores. En cada práctica, es de suma importancia adaptar a nuestro cuerpo para el desgaste al que lo someteremos durante los kilómetros que durará la carrera. Así que le damos la mejor alimentación posible – verduras, frutas, proteínas, carbohidratos limpios, complementos alimenticios, vitaminas -, le programamos una buena rutina de entrenamiento – distancia, velocidad, resistencia, fuerza -, y se olvidan de una parte súper importante, tal vez la clave de todo, la preparación mental.

El yoga es por excelencia un complemento para el corredor, pues dentro de su práctica se trabajan todos los grupos musculares, logrando mantener un cuerpo fuerte en equilibrio. Esta disciplina te enseña a ser consciente de tu organismo y mente, a tener control sobre tus pensamientos, lo cual en una carrera es fundamental al saber distinguir perfectamente los mensajes que le envía tu físico a tu cabeza y viceversa.

¿Qué pasa en tu cuerpo?

Cuando corres tus músculos sufren un desgaste natural, lo que sucede es que se rompen microscópicas fibras musculares y los ligamentos y tejidos que conectan tus articulaciones también se debilitan, lo cual produce inflamación después del ejercicio. Pero no te preocupes, estos deterioros que ha padecido tu cuerpo son regenerativos, es por eso que es importante saber cómo ayudarlo a recuperarse luego de correr.

Además de utilizar el hielo como antiinflamatorio natural, esta práctica resulta esencial para una recuperación exitosa. Si decides hacer yoga para después correr, lo más importante es que sea un estilo suave, para la elasticidad en los músculos y la flexibilidad en tus articulaciones se sigan manteniendo en óptimo estado.

Las siguientes posturas te ayudarán a complementar tu entrenamiento después de correr, sentirás cómo tus músculos se rehabilitan y estiran, probablemente algunas de las posturas no te salgan a la primera, ni a la segunda ni a la tercera vez que lo intentes. Es como cuando comenzaste a correr, la primera ocasión quizás no sumaste más de un par de kilómetros, fue el entrenamiento constante lo que te lleva a alcanzar tus metas, sucede lo mismo en el yoga, poco a poco tu cuerpo irá logrando mayor fuerza y flexibilidad e irás viendo mejorías cada que corras.

Te sugiero que si en algún momento sientes algún dolor, principalmente en las cervicales, lumbares o rodillas, te detengas. Lo más importante es que escuches a tu cuerpo, hasta dónde es tu límite. No es competencia ni se trata de ser el mejor, el objetivo es mejorar tu calidad de vida como atleta, y por supuesto, como ser humano.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Gerardo Agama septiembre 15, 2015 at 9:09 pm

    Brenda Yoga… “Inspiración total”.

  • Leave a Reply