LIFESTYLE

Yoga, para la felicidad.

febrero 8, 2016

Cuando uno toca fondo en su vida, sea la circunstancia que sea pasas por muchas etapas, pero mientras tanto el cuerpo se va defendiendo ante un estrés de cualquier índole,y por algún otro lado debe drenar.

Es curioso pero una vez que los distintos neurotransmisores (tipo de moléculas que comunica de una neurona a otra) dejan de funcionar correctamente o producirse empieza a crearse un hábito distinto, dejas de sonreír, comienzas a quejarte más, dejas de valorar lo bueno y a agradecer menos, te “apagas” se va consumiendo esa luz con la que todos brillamos y pareciera que los “malo” va ganando dentro de nosotros y nos carcome en la situación. La depresión, la ansiedad,el insomnio entre otros males se vuelven hábitos, el cuerpo se encarga de que así sea y claro tus pensamientos también.

En lo personal puedo decirte que cuando “toque fondo” había pasado por varios cambios que me hicieron caer en una depresión, me perdí, deje de ser yo, dormía y dormía , deje de hacer ejercicio, deje de sonreír, me costaba muchísimo trabajo dar abrazos, estaba molesta con la vida. Creo que por sentido de supervivencia y de querer salir adelante retomé el ejercicio aunque bailar ya no lo hacía, descubrí el yoga, buscaba la manera de hacer labor social porque eso me hacía darme cuenta que mi vida no estaba tan perdida como yo pensaba y me hace sentirme mejor ver que puedo hacer algo por los demás, ¡en fin! trataba de hacer cosas que me hicieran sentir bien, fue una lucha constante, era como estar debajo del agua ahogandome y derrepente podía salir a respirar hasta que pude aprender a nadar en medio de la tempestad.

Fueron meses por no decir años difíciles muchas ofertas de pastillas antidepresivas las cuales jamás quise tomar siempre decía que “Yo puedo, y si Dios me mando esto es porque puedo” y han funcionado para saber que no me puedo dejar hundir y que es mejor mantener la mente ocupada de cosas que me gusten hacer y te motiven. Hace unos días entendí todo esto de una forma más científica, de como estimular los neurotrasmisores de manera natural.

Dentro de lo que se puede ver en el diagrama el yoga puede funcionar como un gran apoyo para estar “dopado” naturalmente y con cosas muy simples, en tu día a día con tu alrededor sólo es cuestión que lo decidas.

No estoy diciendo que el Yoga es el remedio de todos los males, más bien es un gran apoyo para llevar tu día a día de la mejor forma, y podrás tambalear mil veces pero te dará herramientas para no perderte, lo más importante es que creas y sepas que tienes la capacidad de salir adelante que eres un ser extraordinario y que mereces lo mejor. Siempre he dicho que la felicidad se trabaja todos los días nutriéndola en todos los sentidos en momentos, personas, espiritualmente y claro en alimentos que te ayuden a mejorar tu calidad de vida.

Como verás la simpleza de la vida es que nos lleva a la felicidad, así que tienes tarea todos los días….además es gratis 😉

*Gráfica: Fundación Mexicana Para La Fibromialgia & Diario de una Fibriomialgica Feliz

Ríe, ayuda, abraza y practica yoga 😉

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply