Viaja y vive

OAXACA y sus encantos.

junio 13, 2016

Si hay algo de lo que no me había animado era a dar talleres de yoga y salir, ¿Porque? ¡No sé! bueno si sé, la realidad es que quería estar más preparada para enfrentarme a practicantes que no conocía su historial, hasta cierto punto no busqué la oportunidad hasta que abrí mi mente y mi corazón para nuevas aventuras. En algún momento había hablado con Shanuxi García de Casa Jaguar -yoga studio para ver la posibilidad de dar un taller y no sucedió nada, y de pronto un día recibo nuevamente un correo de ella para programar un taller, el cual el  fin antepasado sucedió.

Realmente estaba muy emocionada, pues sería la cuarta vez que visitó esta ciudad tan artística y tan mágicamente mexicana, así que dije:” me regalaré unos días mas por mi próximo cumpleaños”. Y así fue, fue increíble compartir con ellos, con unas ganas de aprIMG_5568-2ender y seguir creciendo, el taller fue de dos días así que en el ínter tuve oportunidad de caminar y recorrer las calles del increíble centro histórico.

Admirar los magueyes de la iglesia de Santo Domingo que por cierto agarre algunas semillas que estaba tiradas para ver
si germinan 😉 pues me tienen enamorada desde el primer día que los ví, no dejo de maravillarme y conocer cada vez más, pues esta vez no sólo los cactus y la vegetación,  la arquitectura y las artesanías me impactaron, sino que me dio tiempo de platicar y convivir con algunas artesanas pues tenía demasiado tiempo libre.

Siria me tenía hipnotizada con su trabajo quien junto con  su mamá una hermosa señora de alrededor de 80 años con sólo un ojito y sus manos bordaban IMPRESIONANTE. Yo la verdad no soy de comprar muchas cosas , pero cuando se trata de artesanías y finas no le pienso dos veces, simplemente siento que tengo una obra de arte conmigo el cual esta el corazón plasmado de generaciones, tradiciones y mucha entrega. Entonces me siento afortunada y privilegiada de usar una prenda hecho por ellas.

IMG_5579-2

Después de estar unos días por Oaxaca me fuí para Puerto Escondido, esta playa tan ansiosa  por conocer ¡por fin se me había hecho!, realmente me encantó, valió la pena la mareada de la carretera y las 5 horas en sierra para llegar, pero me encantó la sencillez al igual que Zicatela y Carrizalillo, un ambiente muy tranquilo, relajado que aún conserva esa sensación de pueblo costero lo cual me encanta, desafortunadamente me dolía el pie y no pude surfear ,pero definitivamente es un paraíso para los sufers.

En fin Oaxaca no te lo acabas, hay tanto que conocer, comer, comprar y admirar que con una semana no es suficiente, lo que si te puedo recomendar cuando vayas, visites el centro histórico, sus museos, la iglesia de Santo Domingo (es la que esta en la fotos) y el jardín etnobotánico que esta a un lado, San María del Tule donde verás uno de los árboles más grandes en dimensiones y edad en el mundo, y claro agarrar un tour y conocer la ruta del mezcla, del barro negro, del textil, Hierve el agua y por supuesto la magia y la energía de las ruinas arqueológicas de Monte Albán.

Ya mejor no te platico más y vive Oaxaca por ti mismo y llenarte de orgullo mexicano , así que puedes aprovechar que a finales de Julio esta una de las fiestas más grandes y hermosas que tienen …¡La Guelaguetza!

 

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Carola octubre 23, 2016 at 8:02 pm

    ¡Qué maravilla que es México! Algún día lo visitaré, espero poder llevar a mi madre, es su sueño.

  • Leave a Reply